Un joven británico consigue citas a través de las redes sociales, pero tras haber probado con tantas afirma que “se cansó” de que solo lo busquen para sexo. Tiene 23 años, vive en Croydon, Londres,  y confiesa que quiere formar una familia, pero siente que solo lo tratan como un objeto sexual, un ícono del sexting. Se hizo famoso a través de la red cómo un maestro del sexo, le llueven las propuestas, y hoy considera que esto ha arruinado su vida.

200

En su perfil digital se define como comediante y exparticipante del programa de Tv británico “History of Sexting”. Benny James con 23 años se autoproclama un verdadero seductor y su estadística de citas sexuales lo avala. Asegura haber tenido relaciones con 200 mujeres distintas en un mismo año, lo que ha generado que miles de seguidoras le manden selfies con contenido erótico.

Al principio fue un lindo hobbie, pero su obsesión le ha causado problemas, ya que no consigue establecer relaciones duraderas con ninguna. “Quiero formar una familia, pero me acostumbré a dormir con el mayor número de chicas que no se sienten atraídas más que por un interés sexual. Las miro y ellas sólo quieren tener relaciones y nada más. Ahora, ya no puedo seguir con esto. Podría ser Rihanna, no importa”, comentó.

Benny es un trabajador de la construcción que ha llegado a creer que sufrió una especie de enfermedad o adicción al sexo, lo cual lo ha perjudicado en la actualidad. “Estuve tratando de bajar el ritmo y ahora solo veo a dos chicas por semana, pero cuando la satisfacción llega, mi deseo se evapora después del primer orgasmo”, explicó.